SoftBank presenta un robot para dar la bienvenida en sus tiendas

¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

IMG_1599

Pepper puede mantener una conversación e interpretar las reacciones de sus interlocutores.
El gigante japonés de telecomunicaciones SoftBank reveló ayer un robot humanoide, desarrollado por la sociedad francesa Aldebaran, para dar la bienvenida a sus clientes en sus tiendas.

Pepper (‘Pimienta’) es del tamaño de un niño pequeño y se desplaza sobre sus ruedas. Según sus creadores, puede mantener una conversación e interpretar las reacciones de sus interlocutores que le servirán en sus siguientes encuentros.

«Pepper podría convertirse en un amigo o en un formador para un niño, por ejemplo», explicó el presidente ejecutivo de SoftBank, Masayoshi Son, un directivo apasionado por las nuevas tecnologías.

Dos ejemplares de este nuevo robot acogerán desde hoy a los clientes en las oficinas de telefonía móvil de la empresa en los barrios de Tokio de Ginza y Omotesando. Se instalará progresivamente en otros puntos de venta del grupo en Japón.

El robot no se encargará de atender a los clientes, pero podrá darles la bienvenida y hablar o jugar con ellos. «Pepper puede entender ya entre el 70 y el 80% de una conversación», explicó Son en conferencia de prensa. A partir de febrero, Pepper está en venta en Japón por un precio de 198.000 yenes (1.900 dólares o 1.400 euros).

El robot «podrá aprender a conocer a los miembros (de una familia) a medida que pasan los años y convertirse en un miembro a parte entera», afirmó Son. Pepper ha sido diseñado por la empresa francesa Aldebaran Robotocs, presente en Francia, China, Japón y Estados Unidos. La empresa es filial de Softbank, propietaria del 78% de sus acciones.

El ensamblaje de Pepper lo realizará la taiwanesa Foxconn, importante suministrador del grupo informático estadounidense Apple. Informe de AFP.

Artículo publicado por Portal Mie
¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

Artículos más leídos

> >

¿Comentamos?

Que el suicidio de mi hija sirva para el bullying sea delito, no una simple falta

Publicado em 27 de febrero de 2015, em Noticias de Japón
¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

IMG_1587
Monserrat Magnien, madre de Carla, pide también que los profesores sepan detectar el acoso escolar
El dolor por la pérdida de su hija, que se suicidó tirándose por un acantilado al no poder soportar ser víctima del acoso de sus compañeros de clase, le hace arrastrar las palabras. Pero no le quita un ápice de claridad. «El acoso escolar debe ser reconocido como delito por la ley, y no se puede quedar en una simple falta». Su petición llega tras conocerse la pena impuesta a las dos únicas chicas imputablespor el bullying que sufrió la niña, a su juicio, «irrisoria, dadas las circunstancias y el resultado de sus acciones: tareas psicosociales durante cinco meses. La tercera en discordia era menor de 14 años, pero si son menores para este tipo de acciones, son menores para todo».

Su segundo objetivo es que el suicidio de su hija sirva para que se obligue a «los profesores a estar capacitados y preparados para detectar estas cosas», y que «los centros escolares no miren para otro lado». «Hay una cosa clara —relata—, y es que en el caso de nuestra hija, lo sabían. Porque no fue un episodio ni dos. Ella se quejó al centro y no le hicieron caso. Cuando un profesor sabe perfectamente las dinámicas que se suceden en su clase, y si un pequeño no sale al recreo a jugar, o está triste y llora en el baño». La realidad es, piensa Magnien, que «unos se dan cuenta y otros no lo quieren ver. Es como si reconocer que un centro escolar tiene este tipo de problema le desprestigia. Cuando yo creo que es al revés, les daría más prestigio. Tú cuando eliges un colegio crees que tu hijo estará protegido, cuidado… dado que no es un número, sino una persona. No son cosas de niños».

CARLOTA FOMINAYA / MADRID