Piedras negras en cantidad  absurda ensucian las playas de Okinawa y Amami

Compartir
Un fenómeno cuya causa es conocida, transformó las bellas y limpias aguas de Okinawa. Quien vaya a la playa se va  asustar con  los daños al paisaje.
&nbspPiedras negras en cantidad  absurda ensucian las playas de Okinawa y Amami
Playa de Shinzato en Motobu, Okinawa (Ryukyu Shimpo)

Desde la semana anterior, el sábado (16), las Islas Amami y Okinawa han sido sorprendidas con una cantidad imensa de piedra pómez negra, ensuciando las bellas playas, incluido algunas famosas entre los turistas.

Según un residente en las inmediaciones de la playa de Shinzato en Motobu, cerca del  Acuario Churaumi, “hace más de 50 años que vivo aquí y nunca había visto esto”, dijo, refiriéndose a las piedras que aparecieron la mañana del domingo (17).

Vinieron de Ogasawara donde tuvo erupciones submarinas

El famoso point de las rocas en el corazón de la isla Kouri, en Motobu, también está todo sucio por estas piedras. La costa de Nago a Motobu y de Ogimi a Kunigami, está toda perjudicada por esta causa.

Son millones de esas rocas volcánicas leves, producidas en la fase de expulsión de los gases. Se cree que fueron traídas por la marea, de las Islas Ogasawara, donde ocurrieron erupciones volcánicas submarinas en agosto de este año. Viajaron 1,4 mil kilómetros en medio de las olas.

Dificultan no solo el turismo

Funcionarios de la Cooperativa de Pesca de Kunigami están preocupados con problemas en el motor causados ​​por las piedras pómez.

Yoshihisa Murata dice que preocupan, pues los barcos inhalan el agua del mar para ser usada para el enfriamiento del motor. Si entra piedra pómez puede entupir y el motor súper calentar. Además, los pescadores, cuando consiguen realizar la actividad, necesitan separar los peces de las piedras.

Mire el video, grabado en Motobu, y vea que el agua verde esmeralda, típica del norte de la provincia de Okinawa, ahora está de color café grisáceo.

Fuentes: ANN, Ryukyu Shimpo y Okinawa Times
In this article

Otras Noticias