Siervas, las monjas rockeras del Papa Francisco

¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

El éxito del clip «Confía en Dios», que ya atesora casi 300.000 visitas en YouTube, llamó la atención de la curia mexicana, que las contrató para que actuasen ante el Pontífice en Ciudad Juárez.

Son 12 y se hacen llamar Siervas. A través de la música predican el mensaje de Dios y su ritmo les ha permitido viajar hasta Ciudad Juárez, donde tocarán ante el Papa Francisco para despedir la visita del Pontífice en México.

Un vídeo colgado en la red llamó la atención de la curia mexicana, que las contrató para que actuaran esta tarde. Después de mucho trabajo,estas monjas están ya preparadas para sorprender al mundo, pero sobre todo al Papa, un espectador de lujo.

Compuesto por 12 monjas procedentes de Perú, Argentina, China, Filipinas, Chile, Venezuela, Ecuador y Japón, el grupo de música transmite la fe a través del rock y el pop latino.

«Subimos el vídeo y no pudimos creer a los pocos días la cantidad de gente que lo había visto», relataba la hermana Mónica, una de las integrantes de Siervas, en una entrevista a la CNN. Las religiosas todavía no dan crédito.

Otra de las religiosas, Andrea, oriunda de Mar de Plata (Argentina) admitía a Cadena 3: «No pude dormir de la emoción. Estuvimos practicando ayer hasta muy tarde con los músicos», ha asegurado la monja.

Con casi 300.000 visitas en YouTube, el clip «Confía en Dios» se ha convertido en un magnífico canal para difundir el mensaje de la Iglesia, pero también para exportar alrededor del mundo las baladas de este atípico grupo de música. De momento, el grupo Siervas ha cumplido un sueño, actuar para el Papa Francisco en un país que ansiaban visitar. Informó abc.es

Artículo publicado por Portal Mie
¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

Artículos más leídos

> >

¿Comentamos?

El hombre que plantó miles de flores para que las oliera su esposa ciega

Publicado em 26 de febrero de 2016, em Comunidad
¡Gracias por su opinión! Informaremos a los responsables! ¿Nos ayudarías compartiendo esta página?
¡Gracias por su opinión! ¡Iremos informando a los responsables para mejorar! ¡Vuelva siempre!

Un descomunal gesto de amor que supuso dos años de trabajo constante
Dijo San Agustín que «la medida del amor es amar sin medida». No existen límites ni imposibles. Bien lo sabemos en esta sección, donde ya hemos visto a un anciano cantar «You’ll Never Know» para decir adiós al amor de su vida; o conocido al hombre que leía 70 años de diarios a su esposa para luchar contra su demencia. Hoy queremos hablarte de otra demostración de amor tan emotiva como las anteriores: la de un japonés que ha cultivado un inmenso jardín de flores para que su esposa invidente pudiese olerlas.

A través del blog Distractify viajamos hasta Japón, concretamente hasta Shintomi, en la prefectura de Miyazaki. Allí es donde viven el señor y la señora Kuroki, dos granjeros de avanzada edad, rodeados de un océano de flores rosas que atrae a más de 7.000 visitantes cada año. No es un espacio público, sino el jardín de su domicilio particular. Una preciosa alfombra que el señor Kuroki decidió elaborar cuando la ceguera, además de robar la vista a su esposa, le dejó también sin sonrisa.

La historia que conduce a la maravilla que acabas de ver en el vídeo de YouTube comienza en 1956, cuando la pareja recién casada decidió trasladarse a ese hogar. Tuvieron dos hijos y vivieron felices durante varios años, hasta que la salud de la señora Kuroki se deterioró. Unos problemas de vista derivados de su diabetes se agravaron hasta dejarla completamente ciega. Fue un durísimo golpe para toda la familia.
La mujer, deprimida, se volvió huraña y se recluyó en el interior de su casa, negándose a salir más allá de lo estrictamente necesario. El señor Kuroki no podía soportar ver el sufrimiento de su amada y comenzó a cavilar, buscando maneras de animarla. Fue así como apareció en su mente uno de los regalos que todo enamorado ha hecho alguna vez: flores. Pero Kuroki sabía que no bastaría un ramo. Necesitaría muchas, muchísimas flores.

Kuroki empezó a plantar semillas de ‘shibazakura’, una especie marcadamente aromática. Pronto comprobó que el olor de las flores atraía a su esposa hacia el exterior y se afanó en su tarea: no paró de trabajar durante dos años, hasta cubrir totalmente de rosa su jardín. Y así es como ha logrado sacar de la depresión y del encierro al amor de su vida, que como puedes observar en las imágenes vuelve a sonreír a diario. Desde luego, le sobran motivos para hacerlo. Informó ABC.es
Video
https://m.youtube.com/watch?v=aVXpBqj67BY