Japón creará un muro de hielo subterráneo para aislar Fukushima

Compartir

Buscan desarrollar una pared congelada que impida que las aguas radiactivas provenientes de la central nuclear se filtren en estructuras y napas subterráneas.

El próximo 11 de marzo se cumplirán cinco años desde el accidente nuclear en la central Fukushima en Japón, producto del terremoto de intensidad 9,4 en la escala de Richter.

Japón ha logrado dar con la tecnología que les permitirá contener la contaminación nuclear.

El operador de la central anunció que gracias a un muro de hielo evitarán la acumulación de aguas contaminadas y los vertidos al mar.

Para desarrollar esta pared helada fue necesario instalar a 30 metros bajo tierra más de 1.500 tuberías, las que rodean los cuatro reactores nuclerares con que cuenta la central Fukushima.

A través de estos conductos se inyectará una solución salina a una temperatura de 30 grados bajo cero con el objetivo de que congele la tierra y, de esta manera, crear una frontera helada que impida que las aguas subterráneas traspasen las estructuras de la central.

Desarrollar la tecnología para generar este muro, es un logro que el gobierno japonés buscaba desde ocurrida la tragedia. Todo para impedir que aumente el volumen de agua radiactiva, la que se filtra en estructuras y luego pueden terminar en el mar poniendo en peligro a personas y a la flora y fauna.

Desmantelamiento

En paralelo a este anuncio, la compañía Tokyo Electric Power (Tepco), dueña de la central, informó que el difícil proceso de desmantelamiento de la planta se completó en un 10% y que han realizado progresos visibles en la gestión de las instalaciones desde que éstas quedaron devastadas por el terremoto y el tsunami.

En 2014 la compañía logró retirar todo el combustible nuclear del reactor 4, el menos afectado por la catástrofe. Ahora se encuentran en medio de los preparativos para desmantelar las unidades 1, 2 y 3.

Aún así, ahora Tepco deberá enfrentar la etapa más difícil de la lucha para dejar atrás el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil, Ucrania en 1986: el retiro de las barras de combustible gastado y fundido de tres reactores, algo que hasta la fecha nunca se ha llevado a cabo en estas condiciones.

“No tenemos un conocimiento preciso del estado de las vasijas de los reactores, así que estamos ante un reto sin precedentes”, admitió Akira Ono, máximo responsable de Fukushima, consigna la agencia EFE.

Ono explicó que ante esta compleja situación Tepco está tratando de idear soluciones, unas que sean posibles en la actualidad y otras que puedan ser viables técnicamente en el futuro. Y al parecer, será la robótica por dónnde vendrán las soluciones.

In this article

Otras Noticias