Compartir

Central Nueclear

Los trabajadores de la dañada central nuclear Fukushima Uno comenzaron el miércoles a verter agua subterránea al océano como parte de su proyecto llamado “plan baipás”.

Es parte de la estrategia de la Compañía de Electricidad de Tokio para frenar la acumulación de agua contaminada en la central.

Consiste en extraer el agua subterránea antes de que llegue a los edificios de las turbinas y de los dañados reactores, donde adquiere altos niveles de radiactividad.

El agua bombeada se guarda en tanques para comprobar que no tiene radiación. A continuación se pasa a la última fase del plan, que es verter el agua al océano siempre y cuando los niveles de radiactividad estén por debajo de los estándares de seguridad. Informó NHK WORLD.

In this article

Otras Noticias