Compartir

Los automóviles afectados en España son 16.000 unidades del modelo Prius. El fallo puede provocar la detención del vehículo.

El constructor de automóviles japonés Toyota anunció este miércoles la llamada a revisión de 1,9 millones de Prius en todo el mundo a causa de un problema en el sistema híbrido que puede provocar la detención del vehículo.

Toyota

La llamada a revisión, para cambiar el software de la Unidad de Control Electrónico (ECU) del inversor del sistema híbrido del Prius de tercera generación, afecta en España a 16.000 unidades. Este parque forma parte de los casi dos millones de unidades que Toyota Motor Corporation (TMC) revisará en todo el mundo, en las que se ha detectado la posibilidad de que se produzca un sobrecalentamiento de los transistores de la Unidad de Control Electrónico del mencionado inversor.

Los automóviles afectados son los del más reciente modelo de la gama Prius, fabricados entre 2009 y 2014, una exitosa serie que funciona con motores de gasolina y eléctrico.

“En el peor de los casos, el automóvil puede detenerse mientras se conduce. Consideramos eso como un posible problema de seguridad, lo que explica esta retirada”, explicó un portavoz de Toyota.

Toyota dijo que se habían señalado 400 casos en Japón y Estados Unidos, pero que no se había registrado ningún muerto o herido. Subrayó que, en el peor de los casos, el vehículo “se detiene poco a poco, no de golpe”.

La retirada afecta en particular a casi un millón de vehículos en Japón, 700.000 en Estados Unidos y 130.000 en Europa. Toyota explicó que el origen del problema estaba en el programa informático del módulo de control del inversor del sistema híbrido.

Cuando se le exige mucho, “el programa puede hacer entrar el vehículo en modo seguridad, limitando la potencia disponible para la conducción. En algunos casos, el módulo de control puede reinicializarse, dejando fuera de servicio el sistema híbrido” y acarreando la detención del vehículo, detalló el constructor.

Toyota registró una crisis importante a finales de 2009 y principios de 2010 cuando tuvo que retirar de urgencia casi 9 millones de automóviles en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, debido a problemas con aceleradores que podían bloquearse cuando estaban a fondo o frenos que reaccionaban tardíamente.

La empresa es ahora sumamente prudente y retira por oleadas los automóviles por cientos de miles, o incluso millones, cuando detecta un defecto, aunque aunque sea mínimo.

fuente Finanzas.com

In this article

Otras Noticias