Compartir

Las inyecciones de vitamina C podrían ser el tratamiento más seguro, efectivo y de menor costo contra el cáncer de ovario y de otros tipos.
LONDRES, Inglaterra.- Altas dosis de vitamina C incrementan los efectos de la quimioterapia para combatir el cáncer, según una investigación de científicos estadounidenses realizada en laboratorio y con ratones, según publicó el sitio web de ANSA latina.

Debido a que la vitamina C no tiene la posibilidad de ser patentada, su desarrollo no será apoyado por las compañías farmacéuticas, destacó Qi Chen,

Los expertos de la Universidad de Kansas, en el centro de Estados Unidos, indicaron que las inyecciones de vitamina C podrían terminar siendo potencialmente el tratamiento más seguro, efectivo y de menor costo contra el cáncer de ovario y de otros tipos.

La investigación fue publicada en la revista especializada Science Translational Medicine.

Los científicos pidieron ahora al gobierno llevar a cabo ensayos clínicos a gran escala para confirmar la evidencia.

Sin embargo, es improbable que las empresas farmacéuticas realicen ensayos clínicos con pacientes debido a que las vitaminas no pueden ser patentadas.

En los años 70, el químico Linus Pauling reportó que suministrar vitamina C de forma intravenosa era un tratamiento efectivo contra el cáncer.

De todos modos, los ensayos clínicos de vitamina C suministrada por vía oral no lograron replicar esos efectos y las investigaciones al respecto fueron abandonadas.

Ahora se sabe que el cuerpo humano excreta rápidamente la vitamina C cuando es tomada por vía oral.

Pero los científicos de la Universidad de Kansas indicaron que cuando esa vitamina es inyectada de forma intravenosa, es absorbida por el cuerpo de forma inmediata y puede eliminar células cancerosas sin dañar las células normales.

La vitamina C ya era utilizada como terapia alternativa contra el cáncer, se sabe que el cuerpo humano lo excreta rápidamente cuando es tomada por vía oral

Los expertos inyectaron vitamina C en células cancerígenas ováricas, tanto en ensayos en laboratorio como en ratones, y también en pacientes con cáncer ovárico muy avanzado.

Descubrieron que las células cancerígenas del ovario eran muy sensibles al tratamiento de vitamina C y que las células normales no se veían afectadas.

El tratamiento se aplicó además en conjunto con drogas de quimioterapia para reducir el crecimiento de tumores en estudios con ratones. Mientras, un pequeño grupo de pacientes reportaron menos efectos colaterales al recibir dosis de vitamina C durante los tratamientos convencionales de quimioterapia.

Jeanne Drisko, coautora de la investigación, declaró que cada vez más aumenta el interés en el uso de la vitamina C por parte de los oncólogos.

“Los pacientes prefieren tratamientos más seguros y menos costosos a la hora de luchar contra el cáncer”, dijo la experta a la BBC.

“Las dosis intravenosas de vitamina C tienen ese potencial de acuerdo a nuestra investigación científica básica y a las primeras evidencias de ensayos clínicos”, agregó.

Los científicos explicaron que uno de los principales obstáculos es que es improbable que las farmacéuticas lleven a cabo los ensayos clínicos.

“Debido a que la vitamina C no tiene la posibilidad de ser patentada, su desarrollo no será apoyado por las compañías farmacéuticas”, destacó Qi Chen, autor principal del estudio.

“Creemos que ha llegado el momento que las agencias de investigación apoyen de forma vigorosa los ensayos clínicos de forma profunda y meticulosa sobre las dosis de vitamina C suministradas por vía intravenosa”, continuó.

Para la oncóloga Kat Arney, del grupo Cancer Research UK, los tratamientos anticáncer con vitamina C tienen una larga data.

“Es difícil decir con un grupo tan pequeño de ensayo- sólo 22 pacientes- si las altas dosis de vitamina C inyectadas tienen el efecto de prolongar la vida. Pero es interesante el hecho de que parezcan reducir los efectos secundarios de la quimioterapia”, indicó la experta británica.

“Cualquier potencial tratamiento contra el cáncer debe ser evaluado ampliamente en ensayos clínicos a gran escala, para asegurarse que sea seguro y efectivo, y por ello son necesarios más estudios para saber con certeza qué beneficios tendrían las altas dosis de vitamina C en los pacientes”, concluyó Arney.

Fuente Sipse.com

In this article

Otras Noticias