Compartir

En la próxima semana, la presidenta Dilma Rousseff viaja a Japón. La idea es incrementar los intercambios científicos, cultural, económico y comercial. La visita de dos días. del 26 al 28 de junio, será marcada por reuniones con autoridades, empresarios e intelectuales, además de brasileros que viven en el país. Para el gobierno brasilero, la tecnología de punta japonesa es fundamental, así como para los japoneses le interesan las energías renovables y la construcción naval en desarrollo en Brasil.

dilma” Hay interés mutuo en intensificar las relaciones entre Brasil y Japón, que son maduras. Brasil observa atenta,ente el desarrollo tecnológico y la inyección de innovación que hay en Japón en varias áreas”, resaltó la Agencia Brasil, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, embajador Tovar da Dilva Nunez.

Dilma quiere además reservar un espacio para reunirse con la comunidad brasilera de descendientes que vive en el país. De acuerdo con el Ministerio de Educación, hay cerca de 270 mil brasileros viviendo en Japón y aproximadamente 2 millones de descendientes japoneses que viven en Brasil.

En la visita, la presidenta pretende anunciar medidas para aumentar el acceso de estudiantes brasileros a universidades japonesas por intermedio del Programa Ciencia sin Fronteras. La comitiva de Dilma debe reunir no solo ministros, sino también empresarios y especialistas en temas específicos que serán abordados durante los debates.

Dilma llega a Tokyo el día 26, ella tiene reuniones con el emperador Akihito, de 79 años, que en el país no tiene atribuciones políticas, pero conquistó la admiración popular por ser una posición en defensa de la paz y la conciliación. En 2011, cuando hubo el terremoto seguido de tsunami y accidentes nucleares, el visitó a las víctimas.

La presidenta también tiene encuentros con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, cuya prioridad actual es equilibrar la economía japonesa, alcanzada por los impactos causados por los accidentes naturales en 2011, las explosiones y los derrames de la planta nuclear de Fukushima Daiichi, en el noreste del país. Estará en dabate la intensificación de las inversiones mutuos.

Empresarios brasileros y japoneses tendrán espacio para discusiones. En destaque, las áreas de minería, energías renovables, ciencia y tecnología, el tren brasilero de alta velocidad y el patrón digital desarrollado por los japoneses. También habrá debata sobre el proyecto bilateral, desarrollado por Brasil y Japón en Mozambique para el proceso de reforestación de la sabana.

Fuente: Agencia Brasil

 

In this article

Otras Noticias