Compartir

Este martes, el gobierno del primer ministro Shinzo Abe aprobó un presupuesto de ¥ 92,6 trillones para el año fiscal 2013, con el objetivo de fortalecer la economía a través de proyectos de obras públicas a gran escala.

economia2-220x191Sin embargo, con 46,3 por ciento del presupuesto se financia mediante una nueva emisión de valores, Abe tendrá que ser ágil y desarrollar un plan para restaurar la precaria salud fiscal de la nación, una de las peores entre los países desarrollados, informó Japan Times.

El presupuesto elaborado por el anterior gobierno, el Partido Democrático de Japón, dio lugar a generosos programas de gastos al público en general, incluidos subsidios más altos para los niños.

El impuesto sobre la renta podría alcanzar ¥ 43.1 trillones en 2013, superando la nueva emisión de bonos del Estado, con ¥ 42,8 trillones por primera vez en 4 años. Los ingresos no tributarios podrían totalizar ¥ ¥4.05 trillones

De los ¥ 92,6 trillones en gastos, ¥22.3 trillones se destinará a los gastos nacionales de servicio de débito, mientras que el resto de ¥70.3 se utilizará para gastos políticos.

El gasto de Seguridad Social, el mayor componente de los gastos políticos, totalizarán un total de ¥29.1 trillones, un aumento del 10,4 por ciento en la cuenta general.

El gasto en defensa pueden totalizar ¥47.3 trillones un 0,8 por ciento respecto al año anterior. Parte del incremento se producirá debido al fortalecimiento de la vigilancia en aguas territoriales niponas respecto a la disputa sobre las islas Senkaku en el Mar Oriental de China.

Además del presupuesto de la cuenta general, el gobierno utilizará ¥4.4 trillones para acelerar la reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011, con un alta del 16,1 por ciento del presupuesto original de 2012.

A principios de este mes, el gobierno de Abe aprobó un presupuesto suplementario de ¥13.1 trillones para el año fiscal 2012, que termina el 31 de marzo para financiar un paquete de estímulo en un intento de añadir dos puntos porcentuales del producto interno japonés y crear al menos 600.000 puestos de trabajo.

Con los dos presupuestos que cubren las necesidades fiscales durante 15 meses, el gobierno formado tras el regreso del Partido Democrático Liberal al poder, buscará la realización continua de medidas económicas para aliviar la deflación crónica del país.

Gastos fiscales flexibles  se encuentran entre los “tres arcos clave” de Abe, junto con una agresiva política monetaria y estrategias económicas que el gobierno planea elaborar hasta la mitad del año.

In this article

Otras Noticias