Compartir

&nbspMarinera en el CieloMARINERA EN EL CIELO

COMUNIDAD:

Rossana Takahashi, hija del bardo criollo Luis Abelardo Takahashi falleció la madrugada del jueves en Japón.
ESCRIBE:  FERNANDO SEA  Z, de Revista El Búho

Rossana Takahashi Bautista, la gran organizadora de eventos criollos en Japón, hija del gran compositor y bardo Luis  Abelardo Takahashi Núñez, falleció en el Hospital de Kasugai, Aichi Ken, este jueves 8 de diciembre, aproximadamente a las 04.30 de la madrugada, según dio a conocer uno de sus hermanos. Rossana estaba internada varias semanas en el nosocomio de Kasugai, aquejada de un mal cancerino que en los últimos años se hizo crónico.

Su último gran trabajo fue la de llevar a cabo el Primer Concurso Nacional de Marinera Norteña, el pasado 29 de octubre, en el Tobu Shimin Center Komaki, en la localidad de Tokadai, el cual denominó “Sacachispas”, título del emblemático tema de su también fallecido padre.

Fue su gran sueño, el que el evento “Sacachispas” tuviera la participación de nuevos valores de la música criolla, especialmente, la marinera norteña, como buena ferreñafana. Como que así fue, ya que en el concurso que lideró hubieron muchas parejas de niños, e inclusive, se instauró una categoría: niñas bailando marinera en solitario.

Rossana, o simplemente “Ross”, como la llamaban familiares y amigos, nos ganó el cielo, a los 46 años de edad, y deja un hijo adulto, Sakusó, de 22 años de edad, amante del hip hop, e inclusive lo practicaba como amateur, en distintas veladas de Gifu y Aichi.

DISEÑADORA Y MUJER PUJANTE
A Rossana la recuerdo de sus años de madre abnegada, trabajadora al ciento por ciento, aguerrida, intrépida y luchadora por sus ideales, pero por sobre todo, cultivaba el legado de su padre, y como parte de ello, gustaba divulgar sus composiciones, obras literarias y fotografías inéditas del gran bardo ferreñafano.

Era diseñadora en internet e impresos, organizadora de eventos criollos, y en los tiempos que debía acudir a su terapia y rehabilitación, hacía, inclusive de “taxista”, como una manera de generar ingresos para su hogar.
Tenía agallas para encarar la crisis en Japón. Era también promotora de espectáculos. Nunca se le veía amargada, siempre estaba motivada, con la sonrisa a flor de labios.

SU ULTIMA MARINERA
Semanas antes del concurso de marinera, Rossana se propuso formalizar la Peña Tricolor en Japón, la misma que fundo su papá en el Perú. En el Bowling de Kasugai, local donde tantas veces se reunieron los criollos de Aichi y alrededores, Enrique kamizaki, José Namizato, Manuel Kuroda, Manuel Furugen, Hana Unten, María Elena Asoshina, Jorge Escalante, sus hermanos,Cristina, Pedro, Elizabeth, “El Chino Abelardito”, su madre, Nila Bautista Vda. de Takahashi, amigos y quien escribe estas líneas.

Fue uno de sus primeros pasos, ayudar a formar la primera directiva de la Peña Tricolor en Japón (Komaki), cuya presidencia recayó en el añejo compositor y costumbrista Enrique Kamizake (“La Biblia”).
Acto seguido, se comprometió a organizar el Primer Concurso Nacional de Marinera Norteña -a pesar de la oposición de sus hermanos, en que no lo hiciera, debido justamente a su mal estado de salud-. Aun así, ella llevó adelante el evento.
Eso fue un detonante para empeorar su salud. Habían días que no dormía por coordinar la llegada del zapateador trujillano “Koki” Beteta para que engalane el concurso.

Rossana se tomó como un reto la realización del referido concurso. Quería que sobrealiera por lo más altos y tema ribetes de campeonato. Así lo hizo y la participación de los niños y adolescentes, e inclusive mayores fue del éxito esperado.
Rossana Takahashi quería que ese concurso quedara perpetuado. Y efectivamente, así fue. Ha quedado para la posteridad. Ahora a la directiva de la Peña Tricolor le compete la continuación del gran sueño de la incansable Rossana.
“Rossi”, no sólo bailaba bien la marinera, también cantaba, junto a sus hermanas, o acompañada de su papá el vals “En tus manos”. Lo hizo en más de una ocasión, cuando todavía Luis Abelardo interpretaba sus temas con su clásico “triple”, las cucharas del “Chino Abelardito”, las guitarras de Manuel kuroda, José Namizato y Manuel Furugen, con las voces de María Elena Asoshina, Hana Unten y Enrique Kamizake.

Rossana nos tomó la delantera. Ahora está allá en el cielo, bailando la marinera que compuso su padre, “Sacachispas”. Descansa en paz Rossana Takahashi Bautista. Queremos en esta nota, también expresar nuestro profundo pesar a su madre, Nila Bautista Vda. de Takahashi, así como a toda su familia, en especial a su hijo Sakusó.

In this article

Otras Noticias


Join the Conversation