Compartir

Iqueño ganó en 1988 “Trampolín a la fama” y evento de Tv. Japón

Escribe:   Fernando Sea Z.

NIIGATA.- Al cantante peruano George Kuramochi, le han motejado como el “pequeño gigante de la balada en Japón”.
Quién diría que con 1.55 cmts de estatura y casi 50 kilos de peso, el intérprete iqueño ganador en 1988 del concurso de televisión “Trampolín a la fama”, con “Cómo no voy a quererte”, se agiganta en el escenario para arrancar melodías con voz de barítono. Sus pulmones se hinchen, su rostro se transforma y su corazón se vuelve gitano cuando canta temas de Juan Bau, Germaín De la fuente o Nino Bravo.

 ç”»åƒ-075画像-072
George, el “chato que canta lindo”, le dicen sus fanáticos, ha sido elegido por tercera vez para interpretar el himno nacional del Perú, en el partido que sus connacionales enfrenten el miércoles primero de junio ante la selección japonesa, también llamada “Samurai Blue”, en el estadio Tohoku Denryoku Big Swan, de Niigata.

El pequeño George interpretó en anteriores Copa Kirin de 2005 y 2007, y esta será la tercera ocasión que lo haga con su potente voz. El vocalista peruano es recordado por suss compatriotas en Japón, porque en el 2007 cantó el himno rojiblanco con un estilo “especial”, distinto al que se acostumbra interpretar en los desfiles militares, o en las escuelas peruanas.
Le puso un “toque” de ópera que incomodó a muchoslos asistentes al estadio en donde jugaba la selección peruana, en la prefectura de Kanagawa, estadio de Yokohama. Sin embargo también ha recibido elogios, entre los que destacan, el gran compositor criollo ya fallecido, Luis Abelardo Takahashi Núñez.
Según George, sólo estaba siguiendo el destello del gran tenor Juan Diego Florez. Mientras él interpretaba la última parte del himno, los peruanos asistentes en el estadio de Yokohama, ya habían acabado de hacerlo y lo escuchaban malhumorados.

画像-068画像-069画像-074
Sin embargo, George tiene otros méritos, como el haber ganado en 1992, el concurso de canto (karoke internacional), auspiciado por una empresa de televisión japonesa, con la clásica canción “Kampai”, del nipón Tsuyoshi Nagabushi. Dos años después, ganó el concurso de Música latinoamericana, ambos en Tokio.
Otro de los grandes logros es haber sido vocalista invitado del grupo internacional “Los Angeles Negros”, en Estados Unidos, cuando éstos hacían un casting, buscando a la nueva voz que reemplace al admirable Germaín De la Fuente.
A los 39 años de edad, George Kuramochi, peruano nacionalizado japonés, se siente orgulloso de volver a interpretar, por tercera vez en una Copa Kirin, el himno de su patria que le vio nacer, aunque en esta oportunidad, enfatiza, será “tal y cual lo interpretan mis compatriotas en las escuelas del Perú”.

George es quizá, después del nikkei “Beto” Shiroma, uno de los cantantes peruanos más reconocidos en Japón. Es además, un triunfador, hace más de diez años dejó de laborar en las fábricas, para convertirse en empresario, primero como administrador de una empresa en bienes-inmuebles, y después como presidente de su propio negocio, un snack-bar ubicado en un conocido barrio de Kanagawa.

Casado con la norteamericana-ucraniano, Elizabeth, bailarina y profesora en danzas clásicas, George tiene todavía un sueño, representar al Perú, en un festival internacional en Japón.
Otra de las virtudes que se le conoce al baladista peruano es que participa en los tantos eventos a beneficio, no sólo de la colonia latina, sino también japonesa, como en la ocurrida en el noreste nipón, el pasado 11 de marzo, en donde un terremoto de más de 9 grados y posterior Tsunami, arrasaron con pueblos de Sendai, Miyagi y Fukushima, entre otros.

Por cantar el himno nacional peruano, George Kuramochi recibirá como pago más de 3 mil dólares norteamericanos por parte de la empresa organizadora de la Copa kirin 2011. Suerte de “chato” cantor.

In this article

Otras Noticias