Compartir

&nbspEntran en reactor japonés por primera vez después de la explosiónUn grupo de trabajadores entró hoy en el edificio del reactor número uno de la planta nuclear japonesa de Fukushima Daiichi por primera vez desde que una explosión de hidrógeno destrozó su techo un día después del devastador terremoto y tsunami de marzo.

Los altos niveles de radiación detectados dentro del edificio habían impedido que el personal entrara para reparar sus sistemas de refrigeración y poner bajo control la planta, un proceso que el operador Tokyo Electric Power 01.T(TEPCO) ha dicho que podría durar todo un año.

Los trabajadores que entraron hoy -dos responsables de TEPCO y 10 trabajadores subcontratados- pasarán 10 minutos dentro cada uno, conectando ocho conductos a ventiladores para filtrar el material radiactivo en el aire, dijo la compañía.

“Grupos de cuatro entrarán de uno en uno para instalar los conductos. Estarán trabajando en un espacio estrecho”, dijo el portavoz de TEPCO Junichi Matsumoto en rueda de prensa.


El personal estará equipado con trajes protectores, mascarillas y depósitos de aire y entrará a través de una tienda especial levantada a la entrada para evitar filtraciones de radiación.


La compañía dijo que dos trabajadores habían entrado en el edificio primero para medir la radiación y 10 seguirían para conectar los conductos. Los primeros dos se expusieron a unos 2 millisieverts de radiación, dijo el portavoz de TEPCO Yoshinori Mori.


Según la ley japonesa, los trabajadores de plantas nucleares no pueden estar expuestos a más de 100 millisieverts durante cinco años, pero para afrontar la crisis de Fukushima, el ministerio de Sanidad elevó el límite legal el 15 de marzo a 250 millisieverts en una emergencia.


Dentro del edificio se detectó una radiación de hasta 49 millisieverts por hora el 17 de abril, cuando la compañía envió un robot a su interior.


Tepco también dijo que en un informe emitido el jueves por la agencia de seguridad nuclear de Japón no había posibilidad de otra explosión de hidrógeno en el reactor número uno por los avances realizados en el llenado de la vasija de contención, una coraza exterior de acero y cemento que alberga la vasija del reactor, con agua.


El terremoto de magnitud 9,0 y el gigantesco tsunami posterior del 11 de marzo, mató a unas 14.800 personas, dejó a unas 11.000 desaparecidas y destruyó decenas de miles de viviendas.


También paralizó todos los sistemas de refrigeración en la planta de Fukushima, situada a 240 kilómetros al norte de Tokio, lo que llevó a la mayor filtración de radiación desde el desastre de Chernóbil en 1986.

La gente que vivía a un radio de 20 kilómetros de la planta fue evacuada y tiene prohibido volver a sus casas por temores sobre los niveles de radiación.


In this article

Otras Noticias