Compartir

&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañerosEstoy durmiendo, los días anteriores fueron de intenso trabajo en la fábrica, y como es feriado hoy, anoche antes de acostarme, le dije a mi despertador después de cerrar su alarma que suena muy temprano, “oye, tú mañana te me quedas mudo ¿yá?”. Así fué todo. De pronto, de la profundidad de mi sueño, un ruido irrumpe y se me hace cada vez más intenso hasta que ya no puedo, despierto abruptamente. Es mi celular y es Jaime, un amigo que me dice fuerte cuando abro el aparato: “¡Hoy es el día de los veinteañeros, de los Kimonos en Kyoto!…¡tienes que  ir!!!”, concluye lapidario para mis oídos. Es casi una orden, en año nuevo había recibido más de un ruego desde el otro lado del mundo, desde mi país, pidiéndome fotos de las damas japonesas con kimono. Ese primer día estuvimos allí, en el santuario Yasaka , grabando un reportaje todo el día, y no hubo tiempo para las fotos, y me dije entonces: “Sí, pronto será el día de los que cumplen la mayoría de edad (senjin no shiki) … ése es el día”. Así quedé conmigo mismo, pero no lo escribí en mi agenda y terminé olvidándolo.

La orden estaba dada, tenía que cumplir, en el Perú aún esperaban, y no podía ser incumplido estando en un país, donde la disciplina y el deber japonés, ya pertenecen  a nuestra vida cotidiana. Me alisto, mi cámara tiene aún carga suficiente como para tomarlas fotos que quiera. No lo puedo echar a cargar .Estoy sin tiempo, son las once de la mañana y tengo que volar. Hasta Kyoto en tren son hora y media. Quién no espera este día entre los japoneses. Yo también me incluyo, ojalá no sea tarde cuando llegue. Ingreso corriendo a la estación y en un zás!, estoy sentado. Conforme avanza el tren se va llenando de gente hacia el mismo destino que el mío.
El tren se detiene al fin, he arribado, salgo y cruzo velozmente el puente que conecta al santuario Yasaka… y ya estoy adentro. Camino limpio como todos, me he lavado las manos y la boca al ingreso, esta es la ley religiosa. Soy un creyente más. Dicen que el Kimono conecta a las personas y éstas con la naturaleza. El Kimono es un bien sagrado, un tesoro nacional, bordado con hilos de oro y plata, y decorado con flores de crisanteno en muchos modelos, colores intensos y vivos.

&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros
Ya cae la tarde, un mar de jóvenes entre hombres y mujeres, llegan y salen del santuario, después de haber rezado y haber inmortalizado con muchísimas fotos este momento. Estoy buscando el kimono más lindo entre las damas para lograr lo mío. Todos son bellos, difícil encontrar uno diferente. Ya no hay tiempo, el gentío pareciera ir mas apurado. Quiero una foto con una chica con kimono en plena oración. Estoy ubicado cerca al altar a la espera. Sin embargo, todo termina bién para mí, varias damas han aparecido en compañía de sus familias. Espero el segundo decisivo entre el gentío. Le toca el turno a la primera, está orando, voy a registrarlo pero alguien de su familia pasa por mi delante y se me pierde todo. Así llega la segunda e igual, no puedo tenerla en el ángulo preciso que deseo. Viene la tercera, se dispone a rezar, y me deslizo pidiendo permiso a sus padres que no se hacen problema en este día y ya casi lo tengo. LLega el instánte y ¡ ya !.., me bastaron dos click con mi máquina.¡ He ganado un round!.Pero no estoy conforme, sigo esperando a que lleguen otras, pero me acuerdo del otro pedido desde el Perú. También me solicitaron fotos de esas maderas pequeñas en cuyo reverso, aparece dibujado el animal del año, y en el otro lado, el pedido que el fiel escribe y cuelga o coloca en un lugar sagrado. Me piden les explique aunque sea uno sólo, desean saber qué está escrito, cual es el pedido del fiel.
&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros Esto me apura, me voy al lugar en donde se encuentran las EMAS, las placas de madera. Son varios los lugares, llego ante uno de estos, me dispongo a tomar la foto cuando un extranjero, de apariencia europea,  aparece en mi delante interrumpiéndome. Es un turista, está de paso, y se le ve hasta desconcertado porque empieza a tomar fotos de las EMAS sin detenerse. Tal vez es por el asombro y emoción de estar en Japón, dentro de un templo sintoista y en donde los dioses no tienen rostro. “Tú también te irás al Perú”, le digo dentro de mí y lo retrato.
Luego , minutos después, ya tengo registrado también a las EMAS. Uno que me gusta, y el pedido escrito dice así:” PARA MI FAMILIA QUIERO ETERNA SALUD, NO QUIERO QUE NADIE SE ENFERME HASTA QUE SEAN ANCIANOS…” .Lo suscribe REIA, una niña sin duda alguna, que ha dibujado a sus padres, sus abuelos, a su hermana mayor que se llama Naomi, y ella incluida. También dibujó a su wanchan ( su perrito mascota de casa). Esto ayudará a comprender la religiosidad de los japoneses, mas es necesario otro y decido agregar en mi explicación, a lo que contiene un EMA en forma de corazón. Allí se lee : EN ESTE AÑO TAMBIÉN, DESPUÉS DE ESTAR CASADOS, LOS DOS QUEREMOS SER FELICES, AHORA, TENIENDO SEGURIDAD DE QUE PRONTO SEREMOS TRES. Firman con iniciales y se trata de una pareja que espera un hijo.

&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros

Tengo que voltear la página del momento. Voy a ir por las damas con kimono, pero de pronto,  en una esquina del interior, empieza a sonar una música muy especial. Volteo y busco de donde viene, y me lleno de alegría cuando diviso sobre un estrado, al fondo, danzar a una mujer con kimono y un abanico japonés. La gente observa sentada desde unas butacas,y de lejos más parece una danza árabe. Me acerco, se trata de unas japonesas vestidas con kimono las que actúan. No lo esperaba, no puedo perderme, tengo que lograr alguna instantánea de esto, que será motivante para cualquiera. Estoy seguro que más de uno se animará a investigar o leer la historia de la cultura de este país. Otra vez busco el ángulo perfecto, y luego el resto es mío . ¡¡ Es mi segundo round ganado!!.
Dicen que la danza japonesa habla del interior más claro y puro del alma de la mujer, y recuerdo haber  leído acerca del significado de los movimientos del abanico plegable. Se dice que cuando la dama de kimono toca con sus dedos el borde del abanico,  está diciendo: QUIERO HABLAR CONTIGO. Y cuando lo presenta cerrado el abanico, nos está diciendo :¿ME QUIERES?. O también, si se cubre con el abanico nos está diciendo: SIGAME. Así va terminando este espectáculo muy especial por este día, estoy preparando mi regreso pero suena un último tema musical, una melodía  guerrera y después, una dama aparece para mostrar su destreza en el manejo de la espada sagrada, la “katana” de los antiguos guerreros samurais. Esta arma es considerada tesoro nacional, está protegido por la ley, y no se puede vender si es legítima.
Y  todo esto último es mi mejor cosecha de hoy, en este día nacional de los jóvenes japoneses que ya son ciudadanos aquí en Japón.

&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros&nbspDeber cumplido en el día de los veinteañeros
Ahora tengo que dormir, son tres de la mañana, dentro de unas horas salgo a trabajar. Estoy satisfecho, cumplí mi deber, y porque cuando allá en mi país reciban este informe y sus imágenes,estarán felices y enormemente interesados en saber más de este  Japón, considerado como “otro mundo” para los de afuera. Y explicar cómo es este mundo, más que un deber, debe ser un acto de amor permanente por este país que nos brinda de todo para poder vivir.

Desde región KANSAI, JAPÓN, en el reporte: YVÁN RAMIREZ RODRIGUEZ.

In this article

Otras Noticias


Join the Conversation