Compartir
&nbspLa voz de un boliviano del Beni:
Boliviano Micky Ferrier

¿ Es usted argentino?, le preguntamos emocionados a esta persona en voz baja, mientras estaba por iniciarse el “chorei” (los ejercicios previos a la jornada de trabajo). Formaba junto a nuestra columna y pensábamos en que era la primera vez que nos encontrábamos con un argentino  dentro de este mundo del trabajo de construcción. “Soy boliviano”, nos contestó, y entonces tras explicarnos a la especialidad que pertenecía y el lugar en donde estaría, quedamos en encontrarnos mas tarde.
Horas después, cuando ya estábamos por terminar la jornada, aprovechando un intervalo de tiempo muy corto, es que conversamos  finalmente con nuestro compatriota boliviano llamado Micky Ferrier.


Nació en el Beni , la tierra en donde reina la más absoluta paz para trabajar, casi como aquí en Japón , nos dijo orgulloso. Creció sin embargo en la ciudad de Trinidad, que es la segunda ciudad de esta región. “Los pocos amigos que tengo aquí, en su mayoría, son de la ciudad de Riveralta”, nos cuenta mientras hace un alto para poner en orden sus herramientas. “Me ha sido difícil encontrarme con paisanos de Trinidad”, acota. Nos asegura  asimismo ,de que tal vez, un par de años más , y decida el día de su retorno definitivo para dedicarse a la agricultura allá en ese paraíso llamado El Beni.
Este compatriota tiene la fortuna de tener a sus padres en este mundo y pese a las dos décadas que ya lleva por aquí, reconoce una gran verdad  ” Parece mentira, pero ellos en una determinada edad te reclaman a su lado…y por eso te digo de que muy pronto estaré con ellos…ya no quiero seguir diciéndoles …dos añitos más y regreso…no mas palabras”, asegura.

&nbspLa voz de un boliviano del Beni:
Transporte de la maquina que opera
&nbspLa voz de un boliviano del Beni:
En plena jornada de trabajo
&nbspLa voz de un boliviano del Beni:
Una de las obras de construcción

SU TRABAJO

Ya lleva mas de diez años trabajando como operario de máquina en la misma empresa. Viaja por todas las zonas más importantes de Japón, allí donde el crecimiento urbano levanta edificios cada vez más elevados.
“Antes como sabrás, se empleaba una máquina comprensora de aire para dar fuerza al taladro que tenias que manejar para terminar con esos espacios de desnivel que siempre se presentan en los pisos o paredes que se estan levantando, y poder darle  así, el nivel exigido …Antes, tenias que trabajar en medio del polvo que eso generaba, y más el sonido fuerte por ejemplo. Ahora sin embargo, se utiliza agua a presión, es decir, digamos que se trata  de un chorro tan potente que te ahorra todo esos problemas anteriores, y entonces tu trabajo se hace más fácil y con menos riesgos para tu salud”, nos describe mientras apretamos el flahs de nuestra cámara para unas tomas del recuerdo sobre su testimonio.

Pero Micky tiene más de una razón para sonreirle a la vida. Su esposa japonesa le ha dado dos hijos que ahora estan estudiando y nos dice de que el futuro de ellos está aquí. Muchas veces por su oficio laboral se ausenta por largas semanas de casa, y  entonces, cuando vuelve, sus hijos le piden de que le prepare el “bolivia gohan” , que no es otra cosa que el arroz sancochado y tostado, uno de los platos típicos de su tierra.

AGRADECIENDO A JAPON

¿Tu dirías de que deberíamos en lo posible aprender todas  las cosas positivas de esta cultura japonesa para poder aplicarlo algún día en nuestra tierra?
Es verdad, este país te enseña mucho, no sólo es tu sueldo de cada mes. El día en que estemos de retorno tendremos que poner en práctica, estemos en donde estemos, todo lo aprendido, responde. ¿Y cómo se llama el periódico donde trabajas?, nos pregunta ahora Micky. “Es un portal en internet que se llama PORTALMIE.COM, y escribo reportajes sobre nuestra vida en este país al que debemos respetar y agradecer.Y el único sueldo que gano es esa satisfación de saber de que , cada vez más japoneses, tras aprender el español, se enteran de nuestras vidas  y de nuestros pueblos y de lo que pensamos de ellos” , le respondo. Nuestro amigo nos escucha sorprendido, pero ahora sabe de esa vocación que muchos llevamos desde nuestras venas. Así se termina nuestro furtivo diálogo, y un abrazo de buenos compatriotas trabajadores sella nuestra despedida. Nosotros salimos en dirección a la estación de tren, en tanto Micky Ferrier, aborda uno de los camiones de trabajo en donde retornará a su “ryokán” aquí en Kansai. Un mes más, y pronto estará de retorno a Chiba Ken en donde su familia lo espera.Hoy una voz del Beni se ha hecho sentir.

Desde Kansai en el reporte para Japón y para el mundo: Yván Ramírez Rodríguez.

In this article

Otras Noticias


Join the Conversation